viernes, abril 14, 2006

75 años después, sigue la polémica

Parece que el ideario de la IIª República era demasiado avanzado para la mentalidad española. En la imagen, un extracto de la Constitución de Diciembre de 1931
Tal día como hoy, en 1931, los españoles salían a las plazas para recibir a un nuevo régimen que se anunciaba como una etapa de prosperidad y cambio. El rey Alfonso XIII no había podido hacer frente al sentimiento antimonárquico despertado entre sus súbditos como consecuencia del agotamiento del sistema político de la Restauración. Con la bandera tricolor ondeando en los edificios oficiales de media España, nacía la IIª República. Pero, en aquellos momentos de alegría pocos intuían que estaba comenzando una de las épocas más convulsas de la ya de por sí agitada historia española. Poco tiempo después empezaron a acrecentarse los síntomas de la existencia de las dos Españas,... una enfermedad de la que todavía no nos hemos recuperado.

75 años después resurge el debate sobre la idoneidad de la República. Para unos fue el régimen que consiguió las mayores cotas de libertad que se recordaban en este país; para otros fue un sistema político radicalizado en el que se quemaban iglesias y se avivaban las ansias nacionalistas. Quizá ambos tenían razón. Quizá ninguno la tenía. Lo que sí parece cierto es que los españoles estamos condenados a no entendernos. ¡Qué pena!

En todo caso, con sus aspectos positivos y sus deficiencias, no tenemos que olvidar que la República se constituyó como un régimen legítimo, que no sólo fue elegido por el pueblo, sino que también fue aclamado por él. Y digo "no tenemos que olvidar" porque ahora está tomando fuerza una corriente que trata de reescribir la historia con la misión de restar legitimidad a la etapa republicana. La Guerra Civil que acabó con la República no era inevitable, como ahora intentan hacernos creer. El fin de aquel régimen se debió, ni más ni menos, que a un golpe de Estado antidemocrático y criminal, organizado por una serie de personas que concebían la fuerza como una forma de lucha política. Algo sencillamente inaceptable, se mire por donde se mire.

Así que, debemos desenterrar del olvido nuestro pasado para evitar que intenten cambiárnoslo quienes no aceptan las reglas del juego. Pero eso sí, con actitud serena, con argumentos, sin rencores,... que somos hermanos, hombre.

5 comentarios:

Jose M. Sánchez "Daze" dijo...

"la existencia de las dos Españas,... una enfermedad de la que todavía no nos hemos recuperado". Bufff. CReo que más que nunca en nuestro país existen dos bandos claramente diferenciados y, a priori, difícil que se pongan de acuerdo. Lo cierto es que la proclamación de la II República es un hecho histórico de nuestro país, pero también desafortunadamente la Guerra Civil o los cuarenta años de dictadura franquista. Deberíamos dar una vuelta por el pasado y aprender de los errores cometidos en antaño. Saludos desde Elda, camarada.

Johnnymago dijo...

Lo de las dos Españas me queda ya muy lejano. Para mí, los únicos culpables de dividir al país son los políticos. La clase dirigente es abyecta y no duda en arengar a las masas por un puñado de votos. Me cago en Zapatero, en Rajoy, en Azaña y en el conde de Romanones. Saludos desde Murcia (te veo en el bando).

Helena Vicente Sevilla dijo...

Saludos, hermanos, desde una lejana galaxia...

A mi modo de ver, la República es el régimen ideal, ya que nuestro Rey no frena a los políticos, que en nuestro país ya no son una clase política, sino una clase de animal infrahumano. Los que se apresuran en tachar esa época de la que hablamos no lo hacen objetivamente. Ahí no hablan de la idoneidad del régimen, sino de las circunstancias de una época. En todas las casas cuecen habas, que dicen las iaias, no?

Mario, enhorabuena por tu blog. Tarde, pero llego. Nos vemos en los bares!!!
Besos

Juan José Payá dijo...

POR FAVOR, MARIO, ABANDONA ESE DEBATE DE SI LA REPÚBLICA ES NECESARIA!!! Con la de sangre, sudor y lágrimas, como diría Churchill, que nos ha costado mantener nuestra democracia... Y, bueno, sólo una apreciación histórica más: Creo, si no me equivoco, que la época de la Restauración es de 1814 (vuelta a la dinastía borbónica con Alfonso XII) hasta el comienzo del reinado de Alfonso XIII (aunque algunos lo suelen ampliar hasta 1917). La causa de la II República fue la desconfianza en el Rey tras volcar todo su apoyo en la dictadura de Primo de Rivera (que acabó por ahogar aún más a España).
Nos vemos.

Mario Toledo dijo...

Juanjo, Alfonso XII subió al trono en 1874, no en 1814, y tienes razón al decir que no he mencionado la dictadura de Primo de Rivera, pero no estaba haciendo un artículo histórico, sino más bien un comentario. No puedo incluir toda la historia porque el artículo se alargaría infinitamente,... para eso están los enlaces, si alguien quiere saber más, pincha y le se lo explican más detenidamente.

Y, por otra parte, ¿por qué hay que abandonar el debate? ¿Cómo una persona que ama tanto la Historia me puede decir que dejemos atrás un debate histórico? No creo que nuestra democracia vaya a sufrir una crisis porque recordemos los hechos de nuestro pasado, más bien al contrario. Si no recuerdo mal, hay una máxima que dice que la Historia es la ciencia que nos ayuda a aprender de nuestros errores,... pues eso, memoria histórica.