domingo, abril 09, 2006

¿Podrá Bono vivir apartado?

¿Alguien cree de verdad que Bono va a abandonar definitivamente la vida pública?
A José Bono le gusta el protagonismo. Se nota que disfruta siendo el centro de atención de los medios; cuando se encuentra con una cámara o un micrófono no pierde la oportunidad de explayarse; su retórica rimbombante y populista, junto a su forma elegante de salirse del camino marcado, le han convertido en el político más valorado por los ciudadanos. Y él, en su disimulada modestia, se crece. Le gusta gustar y sabe cómo hacerlo.

Su salida del Ministerio de Defensa, y de la política en activo, ha seguido las mismas pautas mediáticas que han marcado su vida pública. El viernes se anunció la remodelación del Gobierno y, después de dos días, los focos todavía no han dejado de alumbrarle. Su periplo mediático comenzó con una rueda de prensa multitudinaria en la que volvió a sacar su discurso populista, intercalando muestras de patriotismo, alardes de principios y alusiones a su hija, el motivo que le llevó a dimitir. Las portadas del día siguiente fueron para él, los análisis de los periódicos también se centraron en su figura, las opiniones le subieron a los altares de la Historia, los comentaristas lanzaron hipótesis sobre su marcha,... y mientras, él estaría en su casa esbozando una sonrisa de satisfacción: "¡Cómo me quiere mi Ejpaña!"

Hoy los periódicos no pierden la oportunidad de seguir ofreciendo más Bono. Esther Esteban, la entrevistadora dominical de El Mundo, intenta sonsacar al manchego una crítica a Zapatero; busca una explicación política a la salida de Bono del Gobierno, pero Bono es reacio a concederle ese gusto. Por su parte, en el diario ABC tampoco consiguen pillarle en un renuncio contra el presidente del Gobierno. Más bien al contrario, se deshace en elogios con quien fue su competidor en las primarias que decidieron el actual líder de los socialistas. Aunque, fiel a su estilo, aprovecha para criticar sutilmente la política territorial del Gobierno y su acercamiento al entorno abertzale. Y como no podía ser menos, el periódico de casa tampoco se olvida de Bono. El País se interesa por los motivos que han derivado en su renuncia ministerial y busca más el lado humano que el político. El final de la entrevista no tiene desperdicio:

Pregunta: ¿Ha visto la última película de su paisano Almodóvar?
Bono: Volver…
P: Un título sugerente.
B: Me sugiere un poco mi vida en este momento, pero aún no la he visto y Almodóvar es muy capaz de sorprendernos.
P: Como usted.


Y es que nadie se cree que Bono se haya ido definitivamente. Posiblemente, y a pesar de que lo niegue una y otra vez, ni siquiera él tenga claro que su retiro sea definitivo. Lo que es indudable es que Bono no va a dejar de aparecer públicamente; no va a poder quedarse tranquilo en su casa, mordiéndose la lengua mientras la política marche por derroteros que no son de su agrado. Seguro que no nos va a dar tiempo a echarle de menos.

6 comentarios:

Bernardo Muñoz dijo...

Bono volverá, no te quepa duda, para regocijo de los profesionales de la imitación.
Todo apunta a que se le verá por Madrid, presto a disputar la presidencia de la Comunidad a "Espe" -"Ejpe", según su propio idioma -.
La idea no es mala, desde luego. Bono es de los pocos altos cargos socialistas capaz de arañar votos al PP en una plaza donde esa condición es esencial si se desea gobernar. Con permiso de Tamayo, claro.
Suerte con tu blog y gracias por leer el mío

Jose M. Sánchez "Daze" dijo...

Saludos Mario. Tu post lo hubiera firmado yo sin pensarlo, jajaja. La noticia es que Bono se marcha, pero tú le has dado una vuelta de tuerca y lo han analizado desde la perspectiva mediática. Está claro que al hombre le gusta el protagonismo, de eso que no te quepa duda, porque ya me contarás cómo se las han arreglado todos los medios para convencerle de hacerle una entrevista. Poco le han convencido porque él se presta. Como bien dices, le gusta ser el centro de atención y, probablemente, se le verá más a menudo en el panorama político. No sé yo si disputará la presidencia de Madrid.

Júcaro dijo...

Comparto la misma opinión sobre quien ha dejado de ser ministro. Pero no sería justo no reconocerle mérito alguno en la retirada de las tropas de Iraq o en el esclarecimiento de todo lo referente al Yak-42. También es cierto que en ambos casos ha usado y abusado de su tendencia populista pero, el ministro preferido de la derecha, cuando se pronunciaba sobre estos temas les sacaba los colores.

Sobre la hipótesis de Bono candidato a la alcaldía de Madrid, me pregunto qué alternativa le quedaría al votante de izquierda.

Saludos

MiguelNR dijo...

No hay que olvidar que Bono perdió un Congreso Federal por poco, porque la mitad de los delegados guerristas se unieron con federalistas gallegos, aragoneses y catalanes.

El pegamento que unía a estos delegados es que no querían que las cosas siguieran igual, liderados por esos "renovadores de la nada" (en palabras de Alfonso Guerra).

Había algo que superaba las diferencias entre los guerristas más jacobinos y los asimetristas, y es que no querían repetir los errores del pasado.

Los renovadores, y los sectores más conservadores del partido, pretenden ahora pintar a esos sectores como poco comprometidos con la izquierda al poner en duda la unidad de España como concepto solidario, pero muchos sabemos que detrás de esta tesis identitaria no hay necesariamente una gestión más de izquierdas, más solidaria economicamente hablando, sino que en gran medida es precisamente lo contrario.

Pasa algo similar con Alfonso Guerra; los mismos que instrumentalizan su figura para atacar a Zapatero, son exactamente los mismos que atacaron los derechos de los trabajadores, privatizan hospitales y quieren reducir el Estado de Bienestar a su mínima expresión.

Sin embargo hay también un aspecto sociológico que no se puede obviar; los delegados que apoyaron a Zapatero son mayoritariamente de las zonas periféricas, y los que apoyaron a Bono son parte de la meseta interior, además de parte importante del sur.

Los federalistas y los sectores más progresistas moralmente hablando se les puede acusar y se les acusa de ocuparse de temas poco importantes para sectores tradicionales, como puede ser la organización del Estado o las libertades civiles, cosas que para un ciudadano de Valladolid, Salamanca, Madrid o Toledo, hasta ahora, no ocupaban su cabeza ni sus preocupaciones, y que les sigue sonando extraño y una pérdida de tiempo propia de "progres de salón", que pueden hacer cábalas en el aire porque tienen un buen salario.

Es una sensación compartida por gente que tampoco ha tenido en su vida una gran sensibilidad social, así que sorprendentemente vemos a gente sin una trayectoria social importante quejarse de un tiempo perdido que nunca aprovecharon para aquello que dicen que ahora no tienen tiempo.

Solo así se explica que una Neoliberal como Esperanza Aguirre diga que apoya la Ley de Dependencia, intentando pescar votos en la izquierda que más se aburre en el debate territorial e identitario.

Lo que quiero decir es que nos guste más o nos guste menos, la izquierda que apoya a José Bono existe, y tendrá que justificar su discurso sobre su crítica a la desvertebración de España como agravio contra la solidaridad; digamos que estan hipotecados sobre ese posicionamiento, y tendrán que saldarlo con una gestión nítidamente alejada de postulados Neoliberales.

Si Bono y Aguirre se enfrentan en las elecciones, podrán pelear por ver quienes apoyan más la redistribución de la riqueza en la Comunidad de Madrid, porque si compiten por ver quienes desmontan los servicios sociales, ¿quien no podrá ir a pedirles explicaciones sobre lo que nos llevan contando desde hace meses sobre la insolidaridad de Maragall y Carod Rovira?.

lili dijo...

Bono es mediático desde luego y sabe como gustar al pueblo. Si se pregunta si volverá a la política la respuesta la dió el mismo. Pese a que dijo que no iba a ocupar ningún cargo y que se marchaba porque pensaba que "la vida vale más que la política", también pronunció que no sabía hacer otra cosa más que política y que dudaba que pudiera dedicarse a otra cosa. La estrategia que se comenta es presentarse por Madrid. En fin, ya veremos pero Bono es el único del PSOE que podría arañar votos al PP de Espe.

Johnnymago dijo...

Bono me parece un buen candidato para gobernar el país. Es el único capaz de gustar a los de izquierdas y a los de derechas. Viva la moderación!