lunes, abril 03, 2006

Un periodista, un blog

Los blogs se han convertido en una vía de escape donde los periodistas pueden descargar las opiniones que no pueden publicar en los medios para los que trabajanEn la vida de todo periodista siempre están presentes las ansias de comunicar. Contar la realidad, no sólo lo que ocurre, sino lo que interpretas que ocurre, es la aspiración de todo aquel que se adentra en esta profesión. O al menos, así debería ser; lo contrario no tendría ninguna lógica. Pero resulta que, en ocasiones, tus ganas de contar se encuentran con los obstáculos que te impone la profesión y acabas siendo un mero transmisor de la verdad que quieren difundir a) tu director, b) el político de turno, c) el generoso publicista y d) todos aquellos a los que les gusta meter las narices en el periodismo: una profesión antes llamada 'cuarto poder', y que ahora se ha convertido en todo un instrumento al servicio de los poderosos.

En eso estábamos hasta que apareció una especie de salvador de la independencia periodística: el blog. Frente a las presiones de 'los de arriba', las bitácoras ofrecen un espacio donde el profesional puede practicar un periodismo sin censuras; un lugar donde puede sofocar sus ansias por contar, sin temor a que el lápiz rojo mutile sus opiniones. La red es libre, hasta el punto de haberse erigido en el último, e inesperado, santuario de la libertad de expresión. El universo virtual es el nuevo refugio del periodismo independiente, aquel cuyo principal objetivo es la difusión de la realidad; aquel que huye de las influencias ideológicas y económicas que tanto abundan en los medios de comunicación tradicionales.

Estamos asistiendo al rápido desarrollo del "periodismo personal", tal y como lo denominó la catedrática Concha Edo. La información que difunde el profesional elude los filtros que desvirtúan la realidad cuando es contada por la radio, la televisión o los periódicos. En los blogs, el periodista es su propio jefe, él es el editor, el diseñador y el corrector; al mismo tiempo que establece un contacto más directo con la audiencia mediante la participación en los comentarios.

Publicar es más fácil que nunca. De ahí que haya habido una explosión de bitácoras creadas por periodistas, que vuelcan en estos espacios todo lo que tienen que reprimir ante la mano que les da de comer. Así pues, con la creación de un blog, el profesional de la comunicación puede recuperar esa independencia que creía haber perdido para siempre. Una oportunidad de comunicar que, tal y como está la profesión, ningún periodista debería dejar escapar.

2 comentarios:

Jose M. Sánchez "Daze" dijo...

Y tú, ¿por qué escribes? ¿Por necesidad? ¿Por lujuria? ¿Porque no sabes nada mejor que hacer? Creo que esdribes porque necesistas comunicar. Eso es precioso. Lo bueno de los blogs es que nos han permitido a todos cumplir con ese gusanito que teníamos dentro. También te digo una cosa...no todos los blogs son buenos en concenidos!!

Aniuxa dijo...

Bueno, el tuyo y el de "daze" son muy buenos. El que busca, encuentra. Saludos :)