lunes, marzo 27, 2006

España recupera la cordura

El Congreso vivió, en la última sesión de control tras el anuncio de ETA, el primer acercamiento Gobierno-oposición de la legislaturaDurante estos días tengo la extraña sensación de haber cambiado de país. Hasta hace una semana los insultos entre políticos eran moneda corriente de nuestra actualidad, las soflamas incendiarias inundaban las páginas de los periódicos y no había sesión del Congreso en la que no se escucharan abucheos y pataletas. Ahora (casi) todo son gestos de acercamiento, los discursos se han moderado hasta límite insospechables y la ayuda al prójimo se ha puesto de moda entre los políticos patrios. ¿Hemos madurado o simplemente se trata de una lucidez pasajera?

El anuncio de alto el fuego de ETA ha actuado como un bálsamo en el panorama político español. Parece que esto de las treguas se contagia y nuestros políticos han decidido darse una también entre ellos. Obligados por las circunstancias, se han propuesto sacar el pañuelo blanco y ceder parte del terreno que habían estado abonando durante meses de crispación. Hasta tal punto es así que su discurso es ya irreconocible.

Los líderes de los dos principales partidos, el gobernante y el opositor, han pasado en menos de una semana de lobos a corderos. Ayer, domingo, el diario El País publicaba una entrevista a José Luis Rodríguez Zapatero, mientras La Vanguardia hacía lo propio con Mariano Rajoy. Si no lo veo, no lo creo: lejos de arrancarse la piel a tiras como han hecho durante meses, se lanzaban elogios y se mostraban confianza mutua,… una confianza que siempre han dicho no sentir el uno hacia el otro.

Zapatero necesita a la oposición para dar legitimidad a una previsible negociación con ETA; mientras Rajoy medita la postura que defenderá en la reunión con el presidenteRajoy asegura que será “constructivo para ayudar al Gobierno” en el proceso de pacificación, algo inaudito en un hombre cuya actividad política reciente se ha caracterizado por una oposición destructiva, en la que el ‘no a todo’ se había convertido en santo y seña. En el lado contrario, Zapatero parece haber reencontrado en su adversario a su mejor amigo: “Tengo confianza en Mariano Rajoy para abordar este proceso”, “siempre hemos tenido una relación personal muy fluida” o “mi obligación es contar con Rajoy como si actuáramos en la misma línea”. No parecen los mismos. Los niños ya se han hecho mayores.

También las víctimas del terrorismo, con el siempre indignado Alcaraz a la cabeza, han dado un giro de 180 grados a su discurso. De aquel ‘Negociación, no en mi nombre’ que coreaban en la última manifestación –hace poco más de un mes- han pasado a reconocer la autoridad del Gobierno en un futuro proceso de diálogo con ETA; han pasado de ser los lacayos del PP en su estrategia de división a pedir un acuerdo entre Gobierno y oposición “para afrontar con unidad la situación creada”. Pues nada, rectificar es de sabios.

Todos los actores han cambiado sus papeles para escenificar esa obra que los ciudadanos veníamos aclamando desde hacía ya tiempo. Estábamos cansados de las peleas políticas,… más que eso, avergonzados. Queríamos algo de tranquilidad en esta tempestad de crispación. Y aquí está. Aunque, bueno, todavía hay alguno que no se ha enterado de que en España hemos cambiado de partitura; alguno que continúa a la suya, difundiendo su estado de locura permanente. Con lo bien que estamos así, me da miedo poner la radio.

3 comentarios:

Jose M. Sánchez "Daze" dijo...

Hombre...si pones la Cope seguro que dicen que ni acercamiento ni nada. Que el abuelo de Zapatero murió en la guerra. La Ser dirá que Rajoy ha roto el pacto por las libertades. Y onda cero...bueno onda cero todos sabemos que depende de la persona que escuches, jajajaa.En resumidas cuentas, creo que los medios de comunicaicón no se están haciendo eco de que SÍ que hay un acerccamiento entre los dos partidos mayoritarios y eso es, querido amigo, una gran noticia. Porque, como he dicho ultimanete, todos debemos mirar hacia el mismo lado porque todos vamos dentro del mismo barco. Espero que la entrevista entre Rajoy y ZP sea positiva. Yo creo que sí...Saludos y, de nuevo, buen post.

Jéssica Ortiz dijo...

Ojalá sea verdad eso que dices, xiquito, que el anuncio de ETA sirva realmente de bálsamo de aceite en las altas esferas políticas y los líderes de turno se centren más en responder a las necesidades de la sociedad que a contestar a las calumnias y ataques de su propio entorno. Espero que este gran paso no se encuentre con un stop en el camino. Buena reflexión.

Ernesto de la Serna dijo...

Yo creo que ese acercamiento se está produciendo por lo mismo que antes se estaba dando un ambiente de crispación: por una cuestión de cálculo político. Al PP le interesaba una oposición dura, pero el alto el fuego de ETA les ha puesto en una tesitura en la que de mantener esa línea hubieran quedado muy mal ante el electorado. Y por eso ahora tienen que jugar a apoyar al Gobierno. Significativo que ayer el portavoz no fuera Acebes.

Otra cosa es que yo creo que Rajoy prefiere jugar desde la moderación, y que la oposición virulenta es un traje que no le sienta bien. Posiblemente esta situación le venga bien para poder hacer la política que mejor le pega.

En definitiva, lo importante es que PSOE y PP sean capaces de sentarse a hablar y tirarse flores al terminar su conversación. Ojalá les dure.