jueves, junio 22, 2006

Desafío etarra

Como era de prever, la banda terrorista ETA no está poniendo las cosas fáciles para llegar a la paz. Ahora nos hace llegar otro comunicado, donde presenta de nuevo al independentismo vasco como la víctima del Estado español, acusando a las instituciones democráticas de perseguir las ideas y actos 'abertzales' mediante la represión. En clara respuesta a las últimas actuaciones judiciales y policiales contra miembros de ETA, la banda exige al Gobierno "el cese total de la represión, los ataques contra el Colectivo de Presos Políticos a través de la aplicación de leyes de excepción y la presión, chantaje y extorsión contra las actividades políticas de la izquierda independentista".

Con estas palabras, ETA confunde la realidad, al insinuar que el Estado de Derecho es el verdugo y los etarras, los libertadores de una sociedad vasca oprimida. Nada de eso. Más bien al contrario. Esos a los que llama presos políticos no son tales, sino que son asesinos o cómplices de ello. Son ellos los que están chantajeando y extorsionando a la sociedad vasca y al conjunto de España desde hace cuarenta años, no el Estado como intentan hacer ver. Su lucha no tiene sentido, con sus palabras demuestran que no aceptan el funcionamiento de las sociedades democráticas, donde el respeto al Estado de Derecho es esencial para la convivencia.

El nuevo comunicado supone un desafío al Gobierno, justo en el momento en que Zapatero calentaba motores para iniciar la negociación con la banda. También es la constatación de que siguen reclamando un derecho de autodeterminación que el Estado nunca podrá concederle, y menos como resultado de un chantaje. Y es que su desafío al Ejecutivo de Zapatero es todo un ataque a las bases más elementales del Estado de Derecho: "Que ninguna legislación, ordenamiento jurídico ni Constitución sea obstáculo o límite en el desarrollo de la decisión que mayoritariamente adopte el Pueblo Vasco", reclaman los terroristas, en un intento por cargarse las reglas de juego que deben guiar los pasos en este proceso que ahora se tambalea.

Como correspondía ante semejante dislate, el Gobierno ha estado hábil tras conocerse el comunicado y, por boca del ministro Rubalcaba, ha sido contundente al reclamar a ETA que deje la violencia y abandone las esperanzas de lograr sus objetivos políticos. Están equivocados si piensan que la Justicia debe dejar impunes sus actos o que el terror es un medio para alcanzar metas políticas. Su único destino es disolverse y llevar a cabo sus reivindicaciones por la vía pacífica, atendiendo a las reglas marcadas por la ley y agrupándose en formaciones políticas, no en organizaciones terroristas. Esa es la única vía posible para que escuchemos sus peticiones. Lo demás es inaceptable, y no lo vamos a consentir. Que lo tengan bien claro: son ellos los que tienen que cambiar, no nosotros.

6 comentarios:

Jose M. Sánchez "Daze" dijo...

"Están equivocados si piensan que la Justicia debe dejar impunes sus actos o que el terror es un medio para alcanzar metas políticas"Totalmente de acuerdo, Mario. ¿Vamos a caer en su chantaje? Ni por asomo. Además, la actuación política es independiente del poder judicial y del comportamiento de las fuerzas de seguridad nacional. O ¿es que el Ejecutivo tiene que dar consignas a la polícía o los jueces?Venga, por dios, ¿estado de derecho?Ellos son los que tienen que cambiar, exacto, pero debemos estar todos acechándoles. Es normal que ellos pretendan dirigir el proceso pero eso no puede ser asi. Saludos.

Júcaro dijo...

Hay algo que me produce irritación; después de cada escrito de ETA aparece alguien del PP pidiendo al Gobierno una aclaración. Es como si cuando ETA mataba, tras cada asesinato alguien responsabilizara al Gobierno del crimen cometido.

Cordial saludo

Anónimo dijo...

Here are some links that I believe will be interested

Anónimo dijo...

Here are some links that I believe will be interested

Anónimo dijo...

I say briefly: Best! Useful information. Good job guys.
»

Anónimo dijo...

This site is one of the best I have ever seen, wish I had one like this.
»